top of page
  • Foto del escritorUrbanistika

Dolor de cabeza para colombianos que quieren comprar casa en 2024; vivienda subiría mucho

El debate sobre el salario mínimo en Colombia despierta preocupaciones sobre el poder adquisitivo y sus repercusiones en el sector inmobiliario.



La discusión en torno al aumento del salario mínimo en Colombia ha producido expectativas y tensiones en la población. El reciente incremento en los precios de la gasolina ha golpeado los bolsillos de los colombianos, afectando su poder adquisitivo.


Con más de 2 millones de trabajadores dependientes de este salario, la decisión gubernamental sobre su ajuste se convierte en una tarea delicada, ya que debe equilibrar las necesidades de los trabajadores con la prudencia necesaria para evitar presiones inflacionarias.


Diversas asociaciones sindicales han propuesto un aumento del 18 % en el salario mínimo, buscando mejorar las condiciones económicas de los trabajadores. Sin embargo, esta propuesta no ha sido bien recibida por el sector empresarial, que advierte sobre posibles repercusiones en la inflación.


La Central Unitaria de Trabajadores lidera esta iniciativa, buscando un aumento de 208.000 pesos que situaría el salario mínimo en 1.368.800 pesos, pero las implicaciones podrían ser más complejas de lo que parece.


Cómo se vería afectado el sector inmobiliario con aumento del salario mínimo


Uno de los sectores más afectados por un posible aumento del salario mínimo sería el de vivienda. Las construcciones definen precios basándose en este indicador, y un incremento provocaría aumentos en los costos de las viviendas, especialmente en el caso de las de interés social (VIS).


Aquellos en proceso de compra podrían enfrentar un escenario donde el precio de una vivienda de 150 salarios, que durante el 2023 costaba alrededor de 174.000.000 pesos, podría elevarse a unos 205.320.000 pesos, impactando directamente a los compradores que ya han comprometido su presupuesto.


El sector de la construcción ya ha enfrentado desafíos durante 2023, y un posible aumento en el salario mínimo añadiría presión a la industria. Decisiones gubernamentales anteriores, como cambios en los requisitos para acceder al subsidio de ‘Mi casa ya’, han afectado la demanda de viviendas nuevas. Un aumento abrupto en el mínimo podría complicar aún más la situación, produciendo preocupaciones sobre la estabilidad económica y las perspectivas de crecimiento en el sector.













1 visualización0 comentarios
Logo Urbanistika Color Horizontal Calida
bottom of page